10 de mayo de 2009

Harta y hasta la coronilla de Linda Blair, que ninguna culpa tenía la pobre...


Inma de Santis en Diario de Mallorca, marzo de 1975. La fotografía del artículo, en los Jardines del Retiro de Madrid, es de la misma serie que la que incluyo a la derecha, en color

Continuando con la película El juego del diablo (1978), de la que hablaba en mi anterior post de Inma con María del Puy, aquí tenemos una interesante entrevista en Diario de Mallorca, en marzo de 1975.

Inma se despacha a gusto sobre su mala experiencia en el rodaje, aunque se declara satisfecha con el resultado final de un film que como podemos constatar, y yo ya lo había supuesto por lo jovencita que se ve a Inma en él, no se estrenaría hasta varios años después, concretamente 1978.

Copio algunos fragmentos de la entrevista firmada por José M. Merino Magdalena, que desconozco si será el escritor José María Merino, académico de la Real Academia Española.

— Soy así, el día que me levanto con el pie izquierdo no hay quien me aguante. Cuando estábamos haciendo El juego del diablo dije varias veces "de esta me retiro".

— Pero, ¿por qué?

— Esta película fue una auténtica pesadilla para mí. Cada día me traían un guión nuevo. Continuamente me modificaban el papel. Y sobre todo el rodaje… ¡Qué doblaje! Ahora tienes que imitar tal sonido, me decía el director. Y siempre, claro está, apostillando con la frase de "Linda imitaba el gruñido del cerdo". Ahora tienes que hacer esto otro, en El Exorcista… estaba ya hasta la coronilla de Linda Blair [foto de Linda en 2007] y sus exorcismos… en fin, ya pasó todo. Ahora estoy muy contenta con la película y mucho más aún con el director, George M. Darnell [Jorge Darnell].



En lo personal y hablando de los amores, Inma no tiene reparos en realizar una petición que hará brotar una urticaria a más de una feminista patria….

— Tengo muy buenos amigos. Y no me falta algún enamorado platónico, que más de uno me ha escrito cartas… Pero aún no me he planteado este problema. De una cosa sí estoy convencida, y es que cuando tenga novio lo que pido es que me domine… Será la mejor forma de entendernos.

Sobre el futuro y las oportunidades, la joven Inma se sincera al punto de reconocer que "ahora mismo, no me importaría ser la Lolita del cine español…", un deseo o una conformidad de la que muy pronto se arrepentiría…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada