30 de agosto de 2008

El Asesino de Muñecas, al fin



Conocí a Inma de Santis a raíz del estreno de una película suya, que hacía la número seis de su joven filmografía. Entonces tenía apenas diez años. Tras la proyección hubo un cóctel en un hotel de la Gran Vía, y allí estaba Inma con su madre y con los demás chicos y chicas que intervenían en la cinta. Llevaba un vestido blanco, calcetines, pelo suelo y sus preciosos ojos verdes que tiene puestos desde que nació. No dejó de correr por el salón del hotel, jugueteando con los demás niños y niñas. Ahora, cuando sólo le faltan cinco meses para cumplir diecisiete primaveras, “una edad muy peligrosa”, en su opinión, Inmaculada, que este es su nombre en la pila bautismal, viste un pantalón azul, blusa, zapatos de niña bien. También está acompañada de su madre, el pelo suelto y los mismos ojos verdes, aunque más grandes. Sin embargo, como es lógico, Inma ha cambiado como de la noche a la mañana. Es ya una damita del cine, que ha hecho pinitos en el teatro y ha intervenido en numerosos programas dramáticos de la televisión, uno de ellos juntos a Ramiro Oliveros, de quien se enamoraba en la obra, y quien por cierto, con su cerca de dos metros de estatura, llevaba a Inma muchos palmos, porque la señorita Santiago, que éste es su apellido real, aún no es muy alta, si bien todavía está en edad de crecer.

— Supongo que habrás visto las veintiuna películas que ya has hecho y que te habrán gustado.

— Pues supone mal, porque ni las he visto todas ni todas las que vi me gustaron. No he visto, por ejemplo, El Asesino de Muñecas. Tuve bastante con lo que me dijeron quienes la vieron, entre ellos mi madre, y no me he arrepentido de no haber ido a verla. Se da el caso curioso que de las películas mías, las que más me agradaron fueron una que hice cuando tenía nueve años y Juego de Amor Prohibido, aún no estrenada.


Cuando leí lo de "tuve bastante con lo que me dijeron quienes la vieron, entre ellos mi madre, y no me he arrepentido de no haber ido a verla", me dio la risa. ¿Qué le dirían a Inma? Hoy su madre no recuerda exactamente el qué, lo que es una pena, pero en palabras del director, Miguel Madrid, El Asesino de Muñecas (1975) se define así: "Es el psicoanálisis de un psicópata cuya enfermedad mental está basada en uno de los resortes más característicos de la sicopatología criminal: el drama de la doble personalidad".

Rodada en Barcelona, Sitges y Castelldefels, la acción teóricamente discurre en la localidad francesa de Montpellier, donde el jardinero de una acaudalada condesa, interpretada por la morbosa Helga Liné, se marcha a disfrutar de unas vacaciones, dejándolo todo al cargo de su hijo Paul (David Rocha), un ex estudiante de medicina frustrado por no poder hacer realidad su sueño de convertirse en cirujano cardiovascular, y severamente trastornado por una sórdida niñez en la que su madre le obligaba a jugar con las muñecas de su hermana, fallecida tiempo antes.

El desdichado Paul sufre alucinaciones, accesos de ira y una sexualidad desordenada, atípica si se prefiere, que le hace temer a las mujeres y sentirse más cómodo en la compañía de hombres y niños. Además, y esto lo conocemos desde el principio y por tanto no revelo ningún final, Paul es el asesino en serie que está matando a las chicas que en la noche buscan en los jardines de la condesa un lugar de intimidad con sus novios, y a las que en sus delirios él ve como muñecas o maniquíes. La mayor parte de las escenas exteriores transcurren en los citados jardines, que en realidad no son sino el —omnipresente durante la hora y media de película— Parque Güell de Barcelona.

Aprovechando la oportunidad de que el jardinero y su mujer, los padres de Paul, se hallan fuera, la lasciva condesa invita al joven a dormir en su mansión, donde les atiende un insolente mayordomo negro, pero Paul no está en sus cabales y la rechaza, irritándola y transformándola en esa figura que tantos y tantos hombres echan de menos en sus vidas: la acosadora sexual. Y para aliviar esta circunstancia no es de mucha ayuda que la ofendida condesa descubra que su dulce hija Audrey (naturalmente Inma de Santis) ha caído enamorada en los brazos del amanerado Paul.

Había leído por ahí que El Asesino de Muñecas es la película en la que con más intensidad brilla la belleza de Inma, pero aunque lo hace hasta deslumbrar y exhibe una ropa y peinados propios de los 70 y muy favorecedores en su caso, pienso que en Juego de Amor Prohibido se supera a sí misma, y explicaré por qué. El Asesino de Muñecas se estrenó en el 75 pero se rodó en el 73, cuando Inma tenía 13 o 14 años. Está guapísima pero un pelín más cría de lo ideal. Le falta ese año o dos de madurez con que contaría en Juego de Amor Prohibido. No obstante, y tal y como puede observarse en los fotogramas que he capturado, la suya es una imagen y una perfección ambivalente. Su edad puede resultar relativamente indeterminada.

Lo que me ha decepcionado es que la han doblado. ¡No es su voz! Tiene una voz agradable, eso sí, pero no es la suya, y uno de los atractivos inherentes a Inma de Santis es su voz. Grave error...

El Asesino de Muñecas, en definitiva, es una obra excéntrica, surrealista y de aficionado, pero se puede valorar si se hace con generosidad y mucha mano izquierda. Independientemente de ella, de Inma de Santis, he disfrutado viéndola y volveré a hacerlo muchas veces. En ello tiene no poca influencia la nostalgia por una década, los 70, en la que nací y a la que extraño por lo lejana que ya se ve hoy. ¡Qué coches tan malos había! ¡Pero qué música y estilismo!

9 comentarios:

  1. El director Miguel Madrid solía rodar sus películas en Barcelona.......

    ResponderEliminar
  2. El Ferroviario Português31 ago. 2008 9:11:00

    El coche es un Triumph, un descapotable tipo syder bastante pijo (lo más parecido en el mercado nacional era el 850)

    Ciertamente, Inma está preciosa... Por cierto, he sacado el tema en el café con los compañeros de trabajo... y sí que la gente se acuerda de Inma. De modo que es cuestión de seguir refrescando memorias.

    Abrazos a los amigos... e um beijinho prà Inma

    ResponderEliminar
  3. Sí, este coche no está nada mal, creo que concretamente se trata del modelo Triumph Italia, en una versión descapotable. Pero en la peli salen otros que vistos hoy resultan cómicos. Se ven varios SEAT 600 y un 1500… Éste último, si recuerdo bien, es el coche que utiliza el personaje del cómic Martínez el facha.

    Me alegro mucho cada vez que conozco que alguien se acuerda de Inma. Fijáos en una cosa: cuando empecé a escribir sobre ella en Internet, hace unos tres años, la única fotografía suya que podía encontrarse era esta... ¡Qué horror! ¡Era algo inaceptable!

    ResponderEliminar
  4. El Ferroviario Portugués31 ago. 2008 17:03:00

    Yo tuve un 1500... y aún lo añoro, je,je...

    A propósito, nuestra Inma era una de las pocas actrices que sabían desmayarse. Puede pareceros una bobada, pero en esos detalles se ve el oficio. Hay quienes lo hacen de manera aparatosa (lo que en un contexto humorístico puede estar admitido) y otras que lo hacen con miedo a hacerse daño.
    Sirva repasar la escena de "Vaya par de genelos" en que a Pilar le anuncian la muerte de su novio. Es un desmayo natural y elegante... Vamos, que así me gustaría que se desmayara una chica por mí.

    Ah, y los comentarios de Inma sobre su propia carrera son de quitarse el sombrero. Yo creo que sólo los supera aquella frase suya "yo no puedo evitar ser rubia". Con razón dicen que el sentido del humor es una prueba de inteligencia, y nuestra Inma no era una "niña mona tonta"

    En fin. Una rosa dura sólo un día.

    El Ferroviario Portugués

    ResponderEliminar
  5. El 1500 era el coche de los Ministros en la época del General Franco; el coche oficial

    ResponderEliminar
  6. Por tanto, en aquella época era un buen coche; mucho mejor que el 850 y el seat 600........

    ResponderEliminar
  7. Ferroviario, tengo claro que Inma vivió algo frustrada por la mala calidad de los papeles que le ofrecían, que para ser justos no eran sino un reflejo de la mala calidad del cine español. Ella era sincera cuando decía que le gustaba todo, el cine, el teatro y la televisión... Pero la del cine apostaría a que fue la espina que más profundamente se le clavó. Una lástima que no se decidiera a dar el salto al otro lado del Atlántico.

    Filomeno, 600 todavía se ve alguno, pero 1500 hace la tira de años que no veo ninguno.

    ResponderEliminar
  8. y como se puede ver la pelicula?

    ResponderEliminar
  9. Mari Pili, yo no la he encontrado para descargar ni por el eMule ni por el Ares, de modo que me compré el DVD por Internet en esta dirección: https://www.dvdgo.com/

    Hice el pedido en la propia web y me enviaron el DVD a casa a los dos días, a pagar cómodamente contra reembolso. Ninguna queja.

    ResponderEliminar