29 de julio de 2008

Así lo recogió la prensa (I)


Una de las últimas fotos de Inma de Santis

Inma de Santis murió el 21 de diciembre de 1989, en un accidente de tráfico en el Sahara, justo el día después de la operación Just Cause, la invasión americana de Panamá. En parte debido a ello y en parte a las precarias comunicaciones con Marruecos, el accidente de Inma tuvo menos repercusión mediática que la muerte de otro español, el fotógrafo Juantxu Rodríguez. En El País, la primera noticia sobre el fallecimiento de Inma aparece el 24 de diciembre, en una breve nota que dice así:

EFE, - Las Palmas - 24/12/1989

El féretro con los restos mortales de la actriz Inma de Santis, fallecida el pasado jueves en un accidente automovilístico en el Sahara marroquí, llegó anoche a Madrid, procedente de Las Palmas, a donde había sido trasladado desde Rabat, la capital de Marruecos.El ataúd, según informó un portavoz de la funeraria que se hizo cargo del traslado del cadáver, fue embarcado en el aeropuerto de Las Palmas en la tarde de ayer, una vez tramitados los documentos necesarios para su definitivo traslado a Madrid.

Acompañó desde Canarias el cadáver de la actriz y presentadora del programa de Televisión Española El tiempo que vivimos Javier Giráldez, copiloto del vehículo todo terreno que conducía Inma de Santis en el momento del accidente. Giráldez, que está herido, quiso regresar a Madrid junto con los restos mortales de la fallecida.

El accidente en el que perdió la vida Inma de Santis se produjo en el desierto del Sáhara, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Dakhla, antigua Villa Cisneros. La actriz se encontraba realizando un viaje de vacaciones con un grupo de 14 españoles. Inma de Santis tenía 30 años, había intervenido en 22 películas y presentaba en la actualidad un programa de TVE centrado en los problemas de la tercera edad.


La prensa del corazón recogió el trágico suceso ya en extensos reportajes, de los que en esta primera parte que tendrá su continuación en un segundo artículo, extracto fragmentos de Hola! y Semana:

El pasado mes de marzo Inma de Santis declaraba: "Para hacer El Tiempo que Vivimos he cancelado una travesía por el Sahara en un vehículo todotederreno. Lo siento, porque viajar lo enseña todo, descubres muchas sensaciones. Desaparece la rutina. Pero no descarto hacer este viaje. Simplemente lo he pospuesto".

Esta mujer, de ojos azules y cara de niña, eterna adolescente, se matriculó en la Facultad de Ciencias de la Información, en la rama de Imagen, y soñaba con dirigir películas, con ponerse detrás de la cámara y no delante. También escribía guiones. Pensaba poner en marcha para televisión una serie en la que llevaría un pedazo de sí misma en todo: guión, dirección e incluso interpretación. Aquellas ilusiones se han venido abajo de la forma más absurda, llenando de tristeza no sólo a su familia, su madre y su hermana, también a sus compañeros del mundo de la televisión, al mundo del espectáculo en general y a todos los españoles que la veíamos en la pequeña pantalla con esa dulce voz, esa mirada directa, soñadora y eternamente azul, y esa figura estilizada y delgada de joven que empieza a descubrir el mundo.

Un extraño accidente en el desierto

Un total de catorce personas, entre quienes figuraba Inma de Santis, realizan un viaje turístico por el Sahara. Pretendían recorrer el desierto marroquí, mauritano y argelino. La excursión partió de Segovia y el punto más lejano era Mauritania. Inma conducía un todoterreno. A su lado el empresario hostelero Javier Giráldez. Detrás, en otros vehículos, dos hijos del citado Giráldez, el hijo de Pedro Altares y el resto de la comitiva. Hacia las ocho de la tarde del pasado 21 de diciembre, a 125 kilómetros de la localidad de Dajla, antigua Villacisneros, su automóvil sufrió un accidente. Dio varias vueltas de campana en Inma quedó atrapada debajo del mismo. Su compañero de viaje resultó con la clavícula rota, pero ella, según un parte médico, resultó con aplastamiento del tórax y rotura de la médula cervical. Otras fuentes indican que la causa de la muerte, certificada por las autoridades marroquíes, ha sido traumatismo craneal y una extensa hemorragia interna.

Informaciones contradictorias

La noticia del desgraciado accidente fue comunicada a la embajada de España en Rabat por el gobernador de Dajla. Las informaciones de cómo se había producido éste son, al cierre de esta edición, aún muy confusas. El primer secretario de la embajada española en Marruecos, Íñigo de Palacios, declaraba a una emisora de radio, cuando se tuvo conocimiento en nuestro país del luctuoso hecho: "Parece ser que se les ha cruzado una vaca en el camino y al intentar esquivar al animal, el coche ha volcado". Más tarde, distintos medios informativos achacaban el accidente a un zorro del desierto, que se habría metido por medio.


El día después

Hacia las tres de la madrugada del 21 (el accidente ocurrió a las ocho de la tarde) el hijo de Pedro Altares, presentador de la tertulia de los lunes en televisión, pudo hablar con su familia y comunicarles lo ocurrido; sin embargo, no hubo forma de localizar de inmediato a la de Inma, a su madre y hermana, pues su padre murió dos años antes. Éstas se enteraron del accidente hacia las doce del medio día del viernes 22. Otro problema más surgía: la repatriación del cadáver, la conservación del mismo hasta que pudiera ser trasladado a España y el entierro. La burocracia impone unos límites que en ocasiones chocan con los sentimientos. Por fin, la compañía de seguros a la que estaba asociada la actriz y presentadora televisiva, envió un avión a Marruecos para que sus restos mortales viajaran hasta España. El sábado por la noche, junto a Javier Giráldez, Inma iniciaba su penultimo viaje. El avión tomaba tierra en Canarias. En la madrugada del domingo lo hacía en el aeropuerto de Barajas. Desde este último lugar, un coche traslada el féretro al tanatorio de la M-30, donde fue depositado sobre las 01:45 del día de Nochebuena. Ese mismo día, a primeras horas de la tarde, los restos mortales de Inma de Santis recibieron cristiana sepultura en el cementerio madrileño de la Almudena. Compañeros pasaron a velar el cadáver de Inma y además depositaron una corona con la inscripción: "De tus amigos y compañeros". Maribel Verdú, Tina Sainz, Cristina Higueras, Fernando Romay y su esposa entre otros, no daban crédito a lo ocurrido, como tampoco Roberto Hoya, quizá el amigo más íntimo de Inma de Santis, tras romper su relación sentimental de ocho años con el fotógrafo cinematografico Antonio de Benito.


Inma en el Sahara junto a su coche, su "Little Bastard"; y la llegada de su féretro al tanatorio de la M-30

Me gustaría añadir como comentario personal, que el accidente de Inma me influyó hasta el punto de que a finales de los 90, a la novia que yo tenía por entonces, que conducía un Nissan Terrano y era una fanática de los gatos y perros en particular y de los animales en general, la instruí severamente para que bajo ninguna circunstancia pegase volantazos si un bicho se le cruzaba en la carretera. La orden machista y de obligado cumplimiento era llevárselo por delante.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Esa es al menos la versión oficial y con lo que nos tenemos que quedar mientras no se demuestre lo contrario. Además a ella le gustaba conducir y, como sabes, presumía de buena conductora. Por cierto, en la foto del coche, la cabeza que sale por detrás de la rueda de repuesto es la de Javier Giráldez.

    ResponderEliminar
  3. Ha pasado mucho tiempo y según parece no se sabe con certeza lo ocurrido???.El Sr. Giráldez iba dormido?. Fué por culpa de un zorro, una vaca, un cachalote?, jopeles si todo lo ocurrido entonces, le han ocupado dos folios, muy raro todo, muy raro.

    Un saludo

    Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. En Google podéis encontrar a Javier Giráldez en la actualidad. Está metido en un partido político local, de Segovia.

    ResponderEliminar
  6. Pasada la vorágine electoral, tengo por costumbre revisar los resultados electorales de los municipios, sobre todo de capitales y ciudades importantes. Cuál no sería mi sorpresa cuando llego a Segovia y me encuentro a un tal Javier Giráldez como número 9 en la lista del actual alcalde, y más que probable futuro cargo público de la bella capital castellana. La "independencia" le ha durado poco, al parecer.
    En fin, qué caprichoso es el destino...

    ResponderEliminar
  7. ¡Jejeje! Digamos que es personalista, porque por libre está claro que va. Ha pasado por el PCE, PSOE, ASí y PP. Me recuerda a Antonio Sabino, un empresario y político asturiano de marcada flexibilidad.

    ResponderEliminar
  8. Intima amiga de la también actriz Sandra Mozarowsky que se cayó de un balcón con 18 años....

    ResponderEliminar