1 de septiembre de 2009

Inma y el mundo que la rodea en la revista AMA

De Inma de Santis


Este reportaje para la revista AMA es de marzo de 1974, por consiguiente tres meses posterior al reportaje de ABC que hemos visto en el post anterior.

La película que Inma dice tener en proyecto con Nathalie Delon, y que se rodaría en España, probablemente se trata de Docteur Justice (1975), en la que finalmente Inma no llegó a trabajar.

Por lo demás, me quedo con el realismo de esta frase de Inma: "No entiendo nada de la vida. Sólo sé que la vida está ahí y yo estoy metida en ella". ¡Cuántas veces no habremos pensado lo mismo!


INMA DE SANTY
UNA CHICA TRISTE QUE SABE LO QUE QUIERE


Inma de Santy no cambia su fisonomía. Sigue igual. Según dice su madre, comparando fotografías de cuando era más pequeña y las actuales, no ha cambiado un ápice. Quizá por esto los productores, cuando la ven, son reacios a contratarla. Pocos son los papeles que se hacen o escriben para una chica de quince años. Pero ella no se desanima. Su carrera va despacio, pero con pasos firmes. Son varios los realizadores de televisión que cuentan con ella. Y en el cine, desde que debutó con la película "El niño y el muro" a los cinco años, hasta ahora, ha intervenido en quince películas. Algunas de ellas con premios, como "El otro árbol de Guernica" y "Experiencia prematrimonial". Actualmente se está pasando por la Primera Cadena de televisión una novela en la que Inma tiene un papel importante. Se trata de la obra de Carmen Martín Gaite "Entre visillos", realizada por Miguel Picazo.

— Ha resultado una interpretación relativamente fácil para mí. Televisión es un medio en el que me desenvuelvo perfectamente y no tengo problemas con él.

— ¿Qué ha sido lo último que has hecho?

— En el cine "El asesino de muñecas" con David Rocha. Fue una película con escenas bastante complejas, pero creo que salió bastante bien. No se ha estrenado todavía porque se retrasó el rodaje más de dos meses y ahora están terminando de doblarla.

— ¿Y en televisión?

— En televisión un cuento infantil titulado "La zarevna muerta y los siete guerreros", una versión rusa de "Blancanieves".

— Y también actúas en el teatro, ¿no?

— Sí, en la obra "El día que secuestraron al papa". Pero en esta obra me limito a estar en escena. Mi personaje no dice nada y por más que lo intento no consigo nuevos matices. Hago el papel de la hija del secuestrador. Lo acepté porque desde los nueve años no había vuelto a hacer teatro y me interesaba. Creo que el teatro es fundamental para todas las actrices. Pero ahora que van a cambiar de escenario y repondrán la obra en otro teatro, lo dejaré.

— ¿Estás conforme con todo lo que has hecho?

— No. Todo lo que he hecho me ha servido para aprender y superarme. Pero pienso que la mayoría de los directores no se cuidan de los actores y los dejan hacer e interpretar demasiado a su aire. Creo que el director debería tener una serie de conversaciones con los actores antes de comenzar un rodaje de película para cambiar impresiones y contrastar ideas. Pero esto se hace muy pocas veces. Los actores, por muy buenos que sean, deben saber lo que quiere el director, para interpretar un papel. Cuando nos dirigen mal, actuamos como máquinas. De entre todos los directores puedo destacar a Miguel Picazo, que creo que es quien más cuida a los actores.

"CON LOS AÑOS MÁS EXPERIENCIA"

Inma de Santy es una jovencita bastante nerviosa. No demuestra los nervios en público, pero cuando está en su casa se expansiona.

— Con los años voy cogiendo experiencia y aprendo mucho de los compañeros de teatro con los que trabajo. Yo en el fondo, quiero se actriz y no me importa el medio. Lo mismo me da teatro, cine que televisión. Pero el teatro es el medio mejor para formarte. En él el actor está más en contacto con el público y existe una mejor unión entre ambos.

— Ya vas siendo una actriz conocida...

— Sí, cada día me va conociendo más el público. Aunque mi carrera no ha sido fulgurante, los pasos que voy dando los dejo bien marcados. Prefiero que sea así y no que hubiera dado el golpe en una gran película (como ha ocurrido a algunos actores jovencitos de todos conocidos) y después no hubiera hecho nada más. Tengo mucho tiempo por delante y cuando llegue una gran película estaré preparada para ella.

— ¿No has tenido premios cinematográficos?

— Algunas de las películas en las que he intervenido han sido premiadas, pero no por mi actuación, sino por la película misma o alguno de los actores principales. Pero esto no me importa. Creo que un premio no debe tener la importancia que algunos le dan. Puede ser una satisfacción propia, en un momento determinado, en el que ves que reconocen tu trabajo, pero, al mismo tiempo, este premio debe impulsarte a hacer las cosas mejor.

— Has intervenido en quince películas. ¿Te han dado oportunidades para demostrar tus dotes de actriz?

— Ni hablar. La mayoría de ellas no han tenido demasiado eco, quizá porque no han estado bien promocionadas. En el fondo de la cuestión creo que nuestro cine carece de medios. Yo trabajo en él porque me gusta y no por el dinero. Sin embargo, no estoy dispuesta a dejarme pisar y pido lo que creo que me corresponde. A veces, cuando me contratan, hablan de una cifra determinada. Luego, cuando me ven, dicen que soy poca cosa, muy menudita, y quieren darme menos dinero. He tenido que rechazar muchas películas por ello. Tampoco acepto un papel para una sola sesión (aunque me paguen muy bien) en la que no tenga que hablar.

"LA META ESTÁ EN LOS PASOS DE TODOS LOS DÍAS"

— ¿Hasta dónde quieres llegar?

— En esta profesión no se puede poner una meta. Espero llegar hasta donde pueda, a lo que más. Pero la meta está en el camino que se abre todos los días y en la superación de tu trabajo.

— ¿Te has cansado alguna vez de tu trabajo?

— Algunas veces he pensado en mandarlo todo "a la porra". Esto ha ocurrido en el momento de la transición de niña a jovencita. Me he puesto nerviosa y no he visto el camino adecuado. Pero he pasado este momento malo y sigo luchando, a pesar de que por mi edad, en ocasiones, no me han pagado lo que debían.

— ¿Tienes novio?

Inma nos mira muy seria. Cruza una mirada con su madre, que está presente en la conversación, y dice:

— No tengo novio. Primero tengo mi profesión. He luchado mucho para conseguir ser actriz y no pienso tirarlo todo por la borda por culpa de un hombre. Cuando tenga veinticuatro años lo pensaré. Ahora no tengo tiempo para pensar amoríos.

— Se habló de David Rocha...

— Todo aquello fue una farsa inventada por algunos periodistas. Era lógico que si trabajábamos juntos en una película nos vieran juntos en el Festival de San Sebastián. Pero esto no quiere decir que seamos novios.

"SOY UNA MUJER MUY RARA"

— ¿Cómo eres en realidad?

— Por la edad y por el físico soy todavía una jovencita. Suelo ser bastante comunicativa, pero los problemas son solamente para mí. Soy introvertida. Me gusta estar sola, aun sabiendo que estoy rodeada de gente. También soy triste, pero no quiero decir por qué.

Sonríe y se guarda su secreto. Por más que insistimos, no quiere hablar sobre el motivo de su tristeza.

— ¿No será que, aunque eres todavía una jovencita, piensas como una mujer?

— Cuando era pequeña jugaba con muñecas. En cada momento he estado en el lugar que conrrespondía a mi edad. Pero es que mi profesión me la tomo muy en serio. Estudio y trabajo en mi carrera para conseguir ser algo en la vida. Además de mi profesión, también estudio quinto curso de Letras. Practico ballet, los sábados, en el teatro de la Zarzuela, y pienso estudiar Psicología, no para enseñarla, sino para saber y conocer cosas de la vida y de los humanos.

— ¿Tienes problemas con el mundo que te rodea?

— No entiendo nada de la vida. Sólo sé que la vida está ahí y yo estoy metida en ella.

— ¿Cómo te gusta vestir?

— De negro. Me gusta ponerme lo que quiero y no me importa el qué dirán. Soy bastante rara. He nacido bajo el signo de Piscis.

— ¿Tienes problemas con la comida?

— Soy de poco comer. Tengo gastritis. Como porque hay que comer. Pero no tengo predilección por ningún plato. Con poca cosa me conformo.

— ¿Qué proyectos tienes para después de la novela de televisión?

— Hacer una película, que sería la número dieciséis, con Nathalie Delon, Mark Lester y, posiblemente, Paco Rabal. Se rodaría íntegramente en España, en ambiente asturiano. Tengo que aprenderme el guión en inglés, con vistas al extranjero. Espero que esta película sea fundamental para mi carrera.

Cuando salimos a la calle para hacer las fotografías de este reportaje, está lloviendo. Una lluvia fina, casi primaveral, que cala. Pero Inma sabe lo que es la profesión y posa con gracia debajo del paraguas. Sabe que tiene una carrera brillante delante de ella y no quiere perder un solo detalle para conseguir lo que se propone.

Alejandro PEROMINGO




Inma de Santis en AMA, 13 de marzo de 1974

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada